Armario Estilar

 

Hoy fui a comer con un amigo y en la plática me explicaba cómo según él, alrededor de los 25 a la mayoría de las mujeres se les prende un chip imaginario y dejan de jugar en cuanto a temas de amor se refiere.  O sea que dejan de salir con el chavo que no tiene dinero, que les lleva muchos años, que es mucho más chiquito que ellas, que se mete hasta talco, que es de otro código postal o que no tiene trabajo estable. Algo así como que de pronto comienzan a fijarse más en cosas como: qué me puede ofrecer este cabrón.

Sea cierta o no esta teoría, lo que no podemos negar es que hay una época en la que todos se comienzan a casar como si fuera una epidemia. De pronto parece como si todos se hubieran puesto de acuerdo para encontrar al amor de su vida al mismo tiempo y entonces uno recibe invitación de boda tras invitación de boda. Lo mejor de esta temporada son las pedas gratis. ¡Ah verdad! Obvio lo mejor son los hermosos momentos en que somos testigo del amor de dos personas. Y claro, la oportunidad de tener muchas cosas que comentar con tus amigas: Que si las flores estaban bonitas, que qué cool que Camila bailó una canción de los Stones con su papá, que si la comida estaba fría, que si la tía del novio te dijo que te comportaras en la iglesia, que si la novia ya se tiró a todos los amigos del novio, etcétera, etcétera.

Lo único malo de las bodas es que mientras unos ya tienen una vida económica super estable, están prometiéndose amor eterno y planean procrear un hermoso bebé en su idílica luna de miel en algún lugar de Asia, otros decidimos ser unos forevers que preferimos ser free-lance y apostar por trabajos que nos encantan pero que tienen la cualidad de ser un poco menos estables. Entonces ahí anda uno, juntándose con otros amigos para comprar un buen regalo, viendo tutoriales de YouTube para ahorrar unos pesos en el peinado y meditando si las cortinas de la sala se verían bien transformadas en un vestido strapless (mentira, las cortinas de mi depa son de papel)

Para las que somos mujeres la cosa es todavía más complicada primero porque siempre está la posibilidad de que te elijan como dama y segundo porque aunque Keira Knightley y Kate Middleton repiten vestido muy seguido, a nosotras las mortales nos juzgan por hacerlo. “Qué bonito tu vestido, es el que usaste en la boda pasada, ¿no?” ¡Ay, las frenemies, siempre tan amables! 

A lo que voy es que ir a una boda representa un gasto y aunque lo hagamos con todo el amor de nuestro corazón y si pudiéramos hasta le regalaríamos la luna de miel a los novios, hay veces que la quincena (o el pago por proyecto) no da para tanto. Así que si les pasó como a mí y se les juntaron dos bodas muy especiales en un día (perdón May por no quedarme a la fiesta y perdón Paola por no llegar a la misa) con diferentes dress codes y en diferentes ciudades, o tienen una boda cada fin de semana, o miles de graduaciones a las cuales acudir, les recomiendo muchísimo Armario Estilar.

Y no, no hablo de la nueva rola de ZoéArmario Estilar es un servicio de renta de vestidos. Es una empresa de moda cuyo objetivo principal es darle acceso a todas las mujeres de México a una experiencia de lujo por medio del uso de la tecnología. Trabaja con sus propias reglas y, con su modelo de negocio, desafía la forma en que la industria de la moda opera tradicionalmente. ¿Lo mejor? Que renta vestidos de marcas como BCBG en precios que van desde los $500. ¡Super accesible! 

Pero, ¿cómo funciona? Primero entras a su página y seleccionas la fecha y número de días que necesitas tu vestido. (Puedes filtrar por talla para hacer más fácil tu búsqueda) Luego escoges tu vestido. (Puedes revisar la tabla de medidas exactas y una breve descripción de cada vestido para que escojas el que más te guste) Algo que me parece un gran detalle es que para asegurarse de que elijas el vestido perfecto, Armario Estilar te ofrece la opción de elegir una segunda talla u otro vestido sin costo alguno, en el entendido de que solamente podrás utilizar uno de los dos vestidos enviados pues de lo contrario se te cobrará la renta de ambos (por atascada). Ya que elegiste tu vestido confirmas tu renta y realizas tu pago de manera segura por medio de PayPal (Si no estás registrada te puedes registrar con tu cuenta de Facebook o con tu correo electrónico). Finalmente recibes tu vestido en casa. El equipo de Armario Estilar lleva personalmente tu vestido y lo recoge en la fecha indicada. (Solo D.F. y Área Metropolitana). Es importante que para cada renta que realices confirmes la dirección de entrega / recolección de tu pedido. ¿Así o más fácil? Les juro que no recomiendo marcas que no me gusten y Armario Estilar no es la excepción. ¡Les va a encantar su servicio!