Halloween y Día de Muertos


Por Jordi Subirats 

A los pocos días de haber comenzado el otoño el clima sufre una transformación, el viento se pone más fresco, las lluvias desaparecen y el aroma del ambiente es distinto, una suerte de mezcla mística de copal, incienso y maderas viejas. Muchos pueden alegar que el fenómeno proviene del natural cambio de estación sin embargo lo que les voy a platicar va un poco más allá, de hecho es el "más allá" que por unas semanas se acerca al "más acá". 

Desde tiempos inmemoriales los pueblos del norte de Europa (Celtas) y de los territorios que hoy en día llamamos América (Culturas prehispánicas) han celebrado una tradición muy hermosa que está llena de simbolismo, significado y sustento.  Todos hemos oído hablar de "Halloween" porque nuestros vecinos estadounidenses lo celebran con tremendo despliegue de disfraces, comidas coloridas, concursos de calabazas y unos cuantos gustitos, pero a ciencia cierta desconocemos de dónde proviene esta tradición y el porqué de ciertas costumbres.

Desde hace siglos entre los pueblos celtas y vikingos del norte de Europa era bien sabido que comenzado el otoño se abrían las compuertas del mundo espiritual para que las almas desencarnadas que aún no habían trascendido el mundo físico o estado intermedio pudiesen retornar por un tiempo limitado a sus lugares de origen para así poder saludar a sus parientes que todavía no habían fallecido, degustar sus platillos favoritos y entregar información o mensajes importantes a los vivos. Por otro lado, en el mundo físico los familiares preparaban la comida , el alcohol, el tabaco, la música y todo el ambiente para que cuando llegasen sus antepasados difuntos pudiesen disfrutar de la gran celebración y el encuentro de dos mundos.

Antes de que la humanidad se tecnologizara los seres humanos eran más sensibles y se encontraban más conectados con la tierra y con el cielo, por lo que con mayor facilidad podían percibir los mundos sutiles y por ende comunicarse por esos días con sus antepasados difuntos, verlos, escucharlos, percibir el aroma de su perfume, incluso sentirlos. ¡Ya sé! ¿ Qué onda con los disfraces?  ¡A eso voy!  Los días de mayor actividad espiritual eran los últimos días de octubre y primeros días de noviembre, cuando el velo entre ambos mundos era literalmente rasgado, cosa que aprovechaban también los seres de oscuridad, los seres de bajo astral y algunos espíritus rijosos para hacer de las suyas y acercarse a los seres humanos. Aprovechaban la oportunidad para arrimarse a los hogares y hacer de ellos su lugar de residencia , entonces los familiares de los difuntos se disfrazaban con pieles de animales, cuernos y máscaras para ahuyentar a tales energías. Utilizaban algunos conjuros y oraciones de protección que en realidad funcionaba por que los disfraces actuaban como el disparador psicológico que necesitaban las personas para utilizar su voluntad y aplicar la ley espiritual para que nada nefasto entrase a sus residencias. ¿Recuerdan? libre albedrío.

Con la llegada de los pueblos europeos a América, comenzó la tradición en esta parte del mundo desde el punto de vista anglosajón. Por otro lado las culturas prehispánicas practicaban una serie de rituales que constituían el establecimiento de la ofrenda que tiene como función principal la de ser una luz para que los difuntos reciban todo aquello que necesitan: sanción , guía, protección, liberación, etcétera. Los parientes vivos y sacerdotes fungían como intercesores ante la Ley de Dios para que los difuntos pudiesen recibir la ayuda y además en el proceso acercarse a sus seres queridos y disfrutar de algunos placeres propios del plano físico (comer, beber, fumar , bailar). Curiosamente ocurría igualmente a finales de octubre y principios de noviembre. Más tarde en el proceso de sincretización cultural la iglesia católica aceptó ésta fecha y le dio validez dentro de su calendario de celebraciones eclesiásticas.

La tradición de día de muertos es un acontecimiento real y que sucede en todo el mundo , es un proceso cíclico espiritual que nos llena de misticismo y nos reúne con nuestros antepasados y seres queridos , es una oportunidad fabulosa para interceder por las almas que aún no trascienden y para pedir por su bienestar y liberación. Las compuertas se abren dos veces al año por aproximadamente 40 días cada ocasión. La primera vez es el día de La Candelaria ( Febrero 2 ) y la segunda es Halloween y Día de Muertos ( 31 de Octubre , 1 y 2 de Noviembre ). En éstos días es muy común que las personas tengan sueños donde aparecen sus antepasados difuntos saludando o entregando mensajes, es común que sientan la presencia de algún ser querido por el perfume que usara en vida o una caricia en la espalda en señal de que están allí cerca de nosotros. También es común andar con antojos de ciertos platillos y bebidas que generalmente no consumimos, incluso podemos tener ganas de algún licor en particular o tabaco.

Merece la pena aclarar que en la creación todo es dual, toda situación tiene dos aspectos, uno de luz y uno de oscuridad. La tradición que les acabo de relatar es una tradición positiva y apegada a la luz y al bienestar pero también la parte antagónica de la creación tiene su celebración anual más importante en tales fechas y  eso también es una realidad. Ciertas corrientes de brujería oscura y seguidores de las fuerzas caóticas de la naturaleza celebran reuniones y rituales de oscuridad donde animales e incluso personas son sacrificadas para alimentar la sed de sangre de los seres a los que siguen y adoran. De ninguna manera la celebraciones de Halloween y de Día de Muertos son cultos orientados a la oscuridad y el caos , por el contrario , son bellísimas tradiciones que nos recuerdan cada año que la muerte no es el final del camino sino el comienzo de una forma de vida distinta y que obedece a un proceso natural de crecimiento y evolución.

Espero que les haya gustado ésta pequeña reseña con base a las experiencias que he tenido a través de los años y que tienen fundamento en el conocimiento de las Leyes de la Naturaleza y su aplicación. Espero que disfruten mucho estos días de celebración y misticismo y si quieren saber cómo establecer una ofrenda fidedigna de luz, amor y bienestar con gusto les platico que elementos deben utilizar para hacerlo de forma ordenada y sin incurrir en riesgos innecesarios. ¡Un abrazo grande queridos amigos!


Sobre el autor:  

 Jordi Subirats. 

Jordi Subirats. 

Jordi Subirats es un liberador, exorcista, sanador, e investigador que se dedica a la psicología revolucionaria. Atiende consultas de temas tan diversos como conflictos familiares, diferencias de pareja, orientación vocacional, búsqueda de trabajo, padecimientos de salud, duelos, patologías psiquiátricas, desarrollo holístico, pérdida de armonía energética en el hogar, brujería oscura, propiedades infestadas por demonios, y más. 

Si te gustó este post y/o quieres ponerte en contacto con él, puedes hacerlo a través de su página oficial en Facebook.